Irán detiene a 29 mujeres que protestaban contra el velo obligatorio

Comparte

Fuente: El Mundo

Vida Mohaved, durante la protesta del año pasado, en el centro de Teherán (Irán). MUNDO

La Jefatura de Policía de Teherán ha anunciado este jueves la detención de 29 mujeres por participar en protestas silenciosas contra la obligación estatal de cubrirse el cuerpo de cabeza a pies. Aunque las críticas públicas y los actos de desobediencia civil han sido constantes desde su promulgación en 1980, el simbolismo de la protesta inicial y la reciente ola de manifestaciones originadas por motivos económicos han contribuido a internacionalizar la crítica a la normativa.

La Policía teheraní ha afirmado que la campaña, consistente en ciudadanas anónimas subiéndose a mobiliario urbano con un palo atado a un velo como si de una bandera se tratase, ha sido instigada desde fuera de Irán. “Tras convocatorias a través de canales por satélite bajo la campaña llamada Miércoles Blancos, 29 de aquellas que habían sido defraudadas para quitarse el velo han sido arrestadas”, ha publicado la agencia conservadora iraní Tasnim, citando fuentes policiales. Según Tasnim, las detenidas han sido puestas a disposición de la Fiscalía bajo acusaciones de alteración del orden público.

La primera en actuar fue Vida Movahed. El 27 de diciembre, justo el mismo día en que el jefe policial de Teherán anunció el fin de la política de judicialización por llevar un “velo inadecuado” – a partir de entonces las detenidas por ello serían obligadas a asistir a un curso de islamicidad -, Movahed se subió a un cajón de conexiones de la avenida Enguelab (Revolución) de Teherán y agitó un pañuelo blanco. Una cámara captó su protesta, y su imagen se viralizó durante las posteriores manifestaciones.

Durante la semana pasada, la abogada Nasrin Sotude anunció que la joven había sido detenida y posteriormente liberada tras pagar una fianza. Al saberse la noticia, otra mujer, identificada como Narges Hosseini, la imitó en el mismo lugar. Le siguieron al menos seis más en Teherán y otros puntos del país, entre ellas varios hombres y al menos una mujer con velo, dando a entender que defendía el uso optativo del velo. Hosseini sigue arrestada por no poder pagar su fianza, que asciende a 108.000 euros.

Miércoles Blancos es una campaña impulsada desde EEUU por la activista iraní Masí Alineyad, a quien esta semana sus críticos han acusado de recibir financiación de Washington – es empleada del medio gubernamental Voice of America – y de simpatizar con Marine Le Pen. Alineyad anima a las iraníes a salir a la calle los miércoles con un velo blanco o sin él. Su propuesta es acogida de forma desigual entre las feministas de dentro de Irán. Quienes abogan por reformas impulsadas desde dentro recelan de su iniciativa.

Los gestos de Vida Movahed y de sus seguidoras han reavivado un debate en el que las distintas alas del poder y sectores ideológicos se han expresado incluso a través de la prensa generalista, que habitualmente se mantiene al margen de controversias. “Están ocurriendo por nuestro enfoque erróneo”, ha criticado la diputada Soheila Yolodarzade a través de la agencia semioficial Ilna. “Hemos impuesto restricciones a las mujeres y las hemos tenido a raya innecesariamente“.

Por su parte, el Fiscal General de Irán, Mohamed Yafar Montazeri, ha descrito esta serie de protestas callejeras como un “acto infantiloide” con “carga emocional” e “instigado desde fuera del país”. Tomando un camino meridiano, la consejera reformista de la junta municipal de Teherán, Fateme Rakele, ha rechazado los arrestos, pero descrito las protestas, en el medio Ensaf, como parte de una “maquinación para alentar las protestas dentro de casa. Estas acciones no son dignas de mujeres ilustradas que habitualmente ya están persiguiendo más libertades y derechos humanos y sociales”, ha sentenciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
error: Content is protected !!